¿Por qué el café de una cafetera italiana es tan delicioso, y cómo hacerlo?

Admítelo, es difícil empezar el día sin una taza de tu té o café favorito. Para la mayoría de la gente, se trata de una especie de ritual, una forma de recopilar los pensamientos y sintonizarnos con el trabajo. Por ejemplo, no puedo imaginar mi vida sin el delicioso y fuerte café que cada mañana preparo según una vieja receta italiana.

© Depositphotos

En este artículo, compartiré mi habilidad y les mostraré cómo preparar café en una cafetera de géiser.

CÓMO PREPARAR CAFÉ EN UNA CAFETERA GEYSER

En 1933, el industrial italiano Alfonso Bialetti patentó la cafetera géiser y puso en marcha su producción. Desde entonces, se le ha llamado café a la italiana y, debido a las peculiaridades de su elaboración, ha ganado popularidad en todo el mundo. Me encontré con este invento (la vieja cafetera de mi abuela) en el ático, cuando estaba revisando cosas viejas, y desde entonces solo hago café en ella.

© Depositphotos

Por cierto, la cafetera italiana también se llama «moka», probablemente debido al hecho de que este era el nombre de la marca registrada de Alfonso: «Moka Express». Moka te permite obtener una bebida que recuerda algo a una mezcla de café hecho en un turco y café de una prensa francesa.

PROCESO DE COCCIÓN

El diseño del dispositivo es muy simple: un compartimento de agua, un filtro de café y un recipiente superior para la bebida terminada. Cada moka está diseñado para el número exacto de tazas. Por lo tanto, agrega la cantidad máxima permitida de agua y llena el filtro hasta el borde con café molido.

Instrucciones

  1. Llena el fondo de la cafetera con agua caliente, hasta el nivel de la válvula de seguridad. Si viertes agua fría, el café colará un par de minutos más.

  2. Necesitas café molido medio. Debe ser un poco más grueso que para el espresso, pero más fino que para la prensa francesa. Aquí todo el mundo experimenta con su molinillo; con el tiempo, encontrarás tu forma más apropiada.

  3. Llena el filtro con café hasta el borde y colócalo en el moka. Luego, enrosca la parte inferior de la cafetera a la superior, y ponla al fuego cerrando la tapa.

  4. Después de un par de minutos, el café colado comenzará a acumularse en el recipiente superior. En este momento, debes abrir la tapa y controlar cuidadosamente la bebida. Tan pronto como el moka comience a «resoplar», debes retirarlo inmediatamente del fuego. Cuando el café hierva, el vapor pasará por el filtro. Por lo tanto, debes tener cuidado de no quemarte.

  5. Coge la base de la cafetera y colócala con cuidado bajo el chorro de agua fría, para detener el proceso de extracción. Ahora el delicioso café está terminado y listo para servir en tazas.

Por cierto, antes de usar el moka, es mejor calentarlo enjuagándolo con agua hirviendo. Necesitarás 5 cucharaditas (unos 24 gramos) para una taza de café. Para tal porción, debes tomar 10 veces más de agua, es decir, 240 ml. Esto hace aproximadamente una taza.

© Depositphotos

¿Hacías el café en la cafetera géiser de esta forma? Cuéntanos en los comentarios y no olvides compartir tu experiencia y este enlace con tus amistades de las redes sociales. ¡Te deseamos disfrutar de un café aromático!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.