¿Te gustaría hacer pan casero, sin embarrarte las manos? Pues… ¡Prueba esta delicia, te va a encantar!

¡Si no te decides a hornear el pan, debido a las complejidades de su preparación, entonces, esta receta es para ti! Gracias a ella puedes alegrar todos los días a tus seres queridos con un delicioso y fragante pan casero, ya que es muy fácil de hacer y no requiere de ninguna larga preparación.

Este pan resulta bastante suave en su interior, con grandes poros y fina corteza crujiente. Los aficionados lo disfrutan mucho, especialmente al pan blanco italiano. ¡Anímate, manos a la obra!

Ingredientes

  • 530 g de harina de trigo
  • 420 ml de agua
  • 10 g de levadura
  • 1 cdta. de Sal

La levadura fresca puede ser sustituida por seca, y en este caso, para esta cantidad de harina, 4 g serán suficientes (alrededor de tres cuartos de una cucharada).

Preparacion

  1. Disuelve la levadura en agua tibia (37-39 grados). Vierte la harina en un tazón hondo, añádele la sal y la levadura disuelta. Amasa una masa de consistencia media. Cubre el tazón con un agujero pequeño para la salida de los gases, y déjala a temperatura ambiente por 2 horas.
  2. La masa debe aumentar dos veces su volumen, y en su superficie habrá muchas burbujas. No olvides que estamos en presencia de una masa sin amasar, por lo que no debes ablandarla. Cubre el tazón con papel de aluminio o una tapa con un agujero, y ponla en la nevera durante la noche.
  3. Por la mañana, toma la cantidad de masa deseada. Para hacerla menos pegajosa, debes enharinarte ligeramente las manos. Forma una bola (para esto dobla los bordes de la masa hacia abajo y hacia adentro).
  4. Deposita la bola sobre una hoja de papel para hornear, cubierta con harina y deja que pasen otros 40-60 minutos. No hace falta cubrirla. Mientras tanto, precalienta el horno a 235 grados.
  5. Haz tres cortes sobre la masa, ponla con el papel sobre una bandeja para hornear y llévala al horno, en el nivel intermedio. El nivel inferior coloca una vasija con un vaso y medio de agua caliente para crear un efecto de baño. Hornea el pan durante 45 minutos, luego retíralo del horno, y déjelo enfriar en una rejilla de alambre.

La masa para pan casero se almacena perfectamente en el refrigerador por 2 semanas, así que puedes hornear una hogaza de pan fresco, en cualquier momento. Solo recuerda cubrir la masa con papel de aluminio para que no se reseque. ¡Tus amigos se alegrarán de conocer esta nueva receta, así que no dudes en compartirla con ellos!

un comentario

  1. fransisco sanbria

    yo tengo un poquito de conocimiento sbre el pan y esta receta me parece muy practica