En frente de ti, hay dos trozos de salmón. ¿El cuál de los dos eligirías tú?

Los beneficios y el exquisito sabor del salmón son indiscutibles. Definitivamente, vale la pena disfrutar del salmón, al menos, de vez en cuando. ¿Pero cómo elegir el pescado de calidad?

Hay varias especies del salmón, y mucho depende de lo dónde vivía el pez antes de que lo pescaron.

Cómo elegir salmón

El color de la carne nos puede contar mucho. Si el pez fue sano, es rojo oscuro. La carne de los peces cultivados en la granja, a menudo tiene un color pálido. Además, el color demasiado pálido puede indicar que el pescado fuese congelado y descongelado varias veces antes de la venta.

El color de pescado depende de la astaxantina – un carotenoide que está contenido en algas, plancton y krill. El salmón salvaje lo obtiene en las cantidades suficientes, y las especies criadas en la granja, obtienen la astaxantina sintética, la cuál no es químicamente idéntica a la natural, y por tanto, no proporciona el color natural.

Fíjate atentamente en el corte del filete. Si sobre su superficie son claramente distinguidas unas rayas blancas, es muy probable que este pez fuese criado en la granja.

El salmón salvaje es asequible solo durante la temporada, mientras que el producto de los piscifactorías, está a la venta todo el año.

Y, por supuesto, el precio. El pescado salvaje siempre cuesta más.

Especies de salmón

  • Salmón rojo. Su carne es rica en antioxidantes, la vitamina D y otros nutrientes, y todo esto — porque el salmón rojo se alimenta de plancton. Las preferencias de este pez en cuanto a los alimentos, dificultan su cultivo. Además, la carne de salmón rojo tiene un aroma muy fuerte.
  • Chinook (salmón real). La carne de este pez contiene 2 veces más ácidos grasos omega-3 que cualquier otra especie de salmón. El chinook sí puede ser criado en la granja — así que ten cuidado a la hora de comprarlo.
  • El salmón coho (pacífico) es otro producto excelente.

Cómo preparar salmón correctamente

Para preparar un plato perfecto de salmón, conservando las vitaminas, hay que hacerlo correctamente. Por lo tanto, hoy «Simplemente Genial» ha preparado esta receta para ti.

Ingredientes

  • 400 g de filete de salmón
  • 1 cdta. de aceite
  • 1 cda. de mantequilla
  • 1 cda. de mezcla de hierbas frescas
  • zumo de limón (al gusto)
  • sal marina (al gusto)

  1. Precalienta el horno hasta 160°C.
  2. Pon el pescado en la bandeja para hornear, cubierta con el papel de pergamino. Aceita los trozos de filete, échales sal marina y úntalos con mantequilla.
  3. Envuelve el pescado en el pergamino.
  4. Hornea el salmón durante 20 minutos. Después, espárcele una pizca de hierbas y échale el zumo de limón.
  5. La elección correcta de productos es una ciencia — ¡vale la pena aprenderla! Si este artículo ha sido útil para ti, compárterlo con tus amigos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.