Cómo esquivar las artimañas de supermercados y ahorrar en las compras.

Supermercados: santuarios de consumo, templos de satisfacción de caprichos impulsivos. Nos ayudan perfectamente a gastar el dinero ganado por el trabajo agotador. Anualmente, las grandes redes asignan cientos y miles de estudios de marketing para estudiar la cuestión de cómo hacer que gastemos aún más.

Recuerda, ¿sucedió que te topaste con la tienda solo por pan, pero saliste de allí con dos paquetes de dios sabe que? Y todo porque bajaste la guardia y caíste en los trucos de los vendedores. Y ellos, créeme, están muy felices con esto.

Trucos del supermercado

  • El aroma de la repostería fresca estimula el apetito. La probabilidad de comprar más comida aumenta.
  • Dulces cerca de la caja registradora. La caja registradora es una zona de compras impulsivas, es allí donde se acostumbran a deshacerse de lo que generalmente no necesitas (barras de chocolate, dulces).
  • Bienes al nivel de los ojos. Se trata de un lugar especialmente ventajoso – allí generalmente encontrarás productos de marcas comerciales, cuya publicidad ves regularmente en la televisión. La compañía de distribución a menudo también paga a la tienda por el hecho de que sus productos se encuentren en la «zona verde».
  • Descuentos. Cuando buscas comprar productos a un precio de ganga, es mejor tener una calculadora a la mano. Los anuncios sobre descuentos colocados en la entrada de la tienda atraen al comprador que pasa.
  • Para no gastar durante el exceso de compras y evitar todas las trampas de marketing, es suficiente conocer algunos trucos del consumidor.

Cómo ahorrar dinero en un supermercado

  1. Echa vistazo a tu refrigerador, antes de salir. Este hábito te permite navegar rápidamente por la tienda y no comprar los productos que no necesitas.
  2. Haz una lista de compras. ¡Este es el punto clave para ahorrar el presupuesto! Basado en la revisión del refrigerador, haz una lista de los productos necesarios (en el teléfono o en papel). Mientras compras, sigue estrictamente el cronograma; pronto notarás cuánto dinero te queda en la billetera.

  3. Comer antes de comprar. Un hombre hambriento en el supermercado está asustado: sus ojos están buscando febrilmente en los estantes, y sus manos involuntariamente buscan comida, agregando todos los productos nuevos a la canasta abarrotada. Al perder el control del proceso, corres el riesgo de gastar dinero extra en bienes innecesarios.
  4. Usa las cestas. Un carro grande te servirá, si vas a comprar para una salida de picnic o hacer un suministro semanal de alimentos.

  5. Descuentos y promociones. Como ya mencionamos, algunas de las propuestas realmente merecen atención. Aprende a leer lo que está escrito en la etiqueta de precio en letras pequeñas.
  6. Mira los estantes inferiores. A menudo hay bienes baratos de buena calidad. Se trata de productores nacionales o marcas comerciales no anunciadas.

  7. Lee las etiquetas. Quizás, después de ver la composición, llegues a la conclusión de que este producto no te es necesario.

Recuerda: ¡un comprador inteligente es un comprador rápido! Mientras más tiempo pases en el supermercado, caminando entre las filas, es más probable que eches productos innecesarios en la canasta.

¡Compras razonables, esa es la cuestión! Si te pareció importante este artículo, compártelo con tus amigos.

un comentario

  1. Hola chicos. Me ha gustado muchos las historias que contais en vuestro blog y los consejos que dais. He leido un articulo sobre Bitcoins en el Diario La Republica, me ha gustado y me gustaria invertir algo, pero no se cuales son los aspectos legales respecto a Hacienda, ¿Como se declaran estos beneficios? Muchas gracias por vuestra ayuda. Llevo tiempo dedicandome a la bolsa, pero estas nuevas tecnologias me sobrepasan 🙂