Bufandas viejas: una idea para reutilizar elementos innecesarios

Mantenerse al día con la moda a veces es muy difícil. Solo las personas acomodadas pueden cambiar su vestuario todos los años. Yo, lamentablemente, no pertenezco a este grupo. Pero aun así trato de que mi imagen siempre luzca brillante con la ayuda de pequeños detalles.

Soy de las que amontonan bufandas viejas en el armario. Es que me da pena tirarlas a la basura cuando están en buen estado. Pronto tuve que comenzar a pensar dónde colocarlas.

Y se me ocurrió una gran idea. Se acercan las vacaciones de Año Nuevo, un momento de regalos y sorpresas. Y qué podría ser mejor que un obsequio hecho con tus propias manos. Revisé toda la pila de bufandas que tenía, dejando a un lado las que definitivamente no tenía pensado usar. Ahora todo lo que quedaba era transformar esas cosas innecesarias en algo útil. Y me puse manos a la obra.

QUÉ HACER CON BUFANDAS VIEJAS

De cuatro bufandas diferentes, decidí coser un elegante chal de retazos para mamá. Primero, elegí la más grande. Esta bufanda debe doblarse por la mitad a lo largo y asegurarse en los bordes con pinzas para ropa o alfileres.

Luego corté el flequillo a los lados. Si tus bufandas tienen otros elementos decorativos, deshazte de ellos también. Luego corté la tela en dos tiras.

Coloqué una segunda bufanda más estrecha entre las dos piezas. Los sujeté con abrazaderas.

Y conecté con una máquina de coser. Como las bufandas eran de diferentes longitudes, corté los bordes del producto y dividí por la mitad.

Tenía otro chal ligero y brillante. Lo doblé por la mitad a lo largo para agregar densidad a la tela. Luego lo apliqué al lienzo cosido a lo ancho.

Medí el largo deseado y corté la bufanda en pedazos. Tengo tres piezas idénticas.

Cosí las piezas a los lados y entre las dos partes de la pieza de trabajo. Recorté los bordes del producto.

Para que la futura bufanda se vea elegante, elegí una bufanda lisa grande y ancha para la base. Marqué el centro en ella, e hice lo mismo con el espacio en blanco. Luego lo puse en un pañuelo grande, lo doblé sobre los bordes salientes y lo cosí.

También cosí una línea a lo largo de toda la bufanda. Solo quedaba decorar el producto como desees. Pueden ser flecos o cualquier elemento decorativo.

Como resultado, obtuve una bufanda maravillosa. Espero que a mi mamá le guste tanto como a mi.

Incluso puedes coser una manta entera si quieres. En las frías noches de invierno, calentará a tus seres queridos. Si eres una verdadera maestra en estos menesteres, entonces puedes hacer juguetes originales para niños. Busca en el armario, encuentra cosas viejas y haz un milagro con ellas. Para más ideas, visita nuestro sitio web.

¿Te ha resultado interesante esta idea? Escríbenos en los comentarios como lo harías tú. Danos un Me Gusta y no olvides compartir este enlace y tu opinión con las amistades de las redes sociales.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.