Si el doctor insiste en una colonoscopía, dígale que… ¡Desacreditamos el mito!

En Alemania, cada residente de 47 años de edad debe realizarse una colonoscopía. Si la persona se niega a este examen preventivo, en caso de problemas de salud, debe pagar por su propia atención médica.

En Estados Unidos, una colonoscopía también es un examen obligatorio una vez al año tanto para mujeres como para hombres, a partir de los 45 años. Este procedimiento aparentemente terrible es una oportunidad para revelar a tiempo el cáncer rectal o del intestino grueso, de los cual miles de personas mueren cada año.

¿Si realmente necesario hacerse una colonoscopia? ¡Sí! Nuestra editorial está convencida de que uno no debe temer a este procedimiento, ¡es un rechazo sin fundamento!, y que, si cualquier persona normal y sana sienta una sensación cualquiera en los intestinos, es un tema muy relevante.

Otros países, por desgracia, todavía no han alcanzado un nivel de conciencia como los alemanes o los estadounidenses. Y cualquier conversación sobre problemas digestivos, y la aún más aterradora palabra «colonoscopía», si no deriva en una conmoción, al menos sí crea una preocupación.

Mientras tanto, los proctólogos afirman unánimemente que el 70% de la población padece diversas enfermedades del intestino grueso, y el cáncer colorrectal es uno de los primeros lugares en el mundo en términos de incidencia y mortalidad.

«A la edad de cincuenta años, mi madre tenía un gran ramillete de enfermedades, entre las que se encontraban problemas con el sistema digestivo. Ella nunca se dirigió a los médicos, confiando en el proverbio «no es nada». Sin embargo, no fue así.

Varios años más tarde comenzó a perder peso bruscamente, hubo dolores en los intestinos. Entonces no le quedó más remedio que visitar a un médico, el diagnóstico fue decepcionante: cáncer de recto. Se realizó una operación, seguida de metástasis, y seis meses después murió a la edad de 57 años», escribió Tina Hellvig en su blog.

¡La detección oportuna de la patología garantiza una cura en el 90% de los casos! La palpación, el ultrasonido, los rayos X, la tomografía y las pruebas de laboratorio también pueden ayudar a detectar el cáncer de colon, pero solo una colonoscopía permite al endoscopista observar el interior del intestino sin cirugía y ver el estado de la pared intestinal con sus propios ojos.

‡агрузка...

Y aunque la colonoscopia parezca un procedimiento bastante complicado y traumático, para nada… ¡Es mucho más sencillo de lo que piensas! A continuación, se detalla cómo realizar una colonoscopia: se inserta una pequeña cámara endoscópica en el recto, cuya imagen se transfiere a la pantalla del monitor con múltiples aumentos.

Por lo tanto, el médico examina cuidadosamente las paredes internas del intestino grueso para detectar la presencia de pólipos, signos de colitis y cáncer.

El procedimiento, dicho sea de paso, se realiza bajo anestesia para que el paciente literalmente duerma y no sienta nada. Y si los especialistas encuentran crecimientos patológicos en las paredes intestinales, los eliminarán inmediatamente.

Por lo general, la colonoscopia es bien tolerada y rara vez causa molestias o dolor. El examen no toma más de 15 minutos, se lleva a cabo en una oficina especialmente equipada, y el endoscopista hace todo lo posible para que el paciente se sienta cómodo.

Después de la colonoscopía generalmente no se asigna ninguna dieta especial, por lo que puedes seguir comiendo de la manera habitual. Puedes sentir una sensación de hinchazón después de inyectar aire en los intestinos, pero pasará rápidamente.

Si se detectan patologías, pólipos o colitis, el médico prescribirá una serie de medicamentos, procedimientos, incluida una dieta. Usualmente, la dieta se enfoca en alimentos vegetales con abundante contenido de fibra dietética. Esto contribuye a la mejora de la motilidad intestinal y es una excelente profilaxis para muchas enfermedades del colon.

¿Cuándo vale la pena realizarse una colonoscopia?

  1. En presencia de síntomas de ansiedad: la asignación de moco o sangre desde el recto, las heces, el dolor y la incomodidad en el abdomen, hinchazón, fatiga, un aumento sistemático de la temperatura corporal.
  2. Si anteriormente ha habido pólipos que podrían ser los precursores del cáncer.
  3. Cuando la diverticulosis de la pared intestinal, ya que los pliegues son los verdaderos reservorios de infección debido a la acumulación de heces en ellos.
  4. Cuando se sospecha de colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn.
  5. Si los parientes han tenido pólipos o tumores de colon.
  6. En preparación para operaciones ginecológicas (endometriosis, ovarios, útero, etc.).

El papel de la nutrición saludable en la prevención del cáncer colorrectal

  1. Minimiza el uso de alimentos ricos en sal y grasas saturadas.
  2. ¡Toma suficientes líquidos todos los días!
  3. Una dieta balanceada debe incluir proteínas, carbohidratos y grasas saludables. No hay necesidad de negarse a sí mismo la oportunidad de comer pan fresco, pasta italiana o papas fragantes. Lo principal: en todo debe haber una medida.
  4. Pescado: una fuente de grasas útiles y todo tipo de vitaminas. ¡Al menos un día de pesca a la semana te hará mucho más saludable!
  5. Verduras y frutas frescas. Se sabe que son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes.
  6. Intenta comer alimentos ricos en fibra. Son la mejor manera de evitar el desarrollo o la recurrencia del cáncer de colon.
  7. Y lo más importante: reduce al mínimo o incluso rechaza hábitos tan dañinos como fumar y beber alcohol.

Solo resta decir que a menudo una persona tiene miedo no de la encuesta o la torpeza, sino de las palabras que el médico dirá después: «¿Qué pasa si de repente encuentran algo?». Desecha los prejuicios y recuerda que una detección oportuna y las medidas de prevención adecuadas te ayudarán a evitar problemas graves en el futuro. ¡Sé saludable!

No olvides compartir este útil artículo con tus amigos en las redes sociales y escribe tus opiniones en los comentarios del tema.

Загрузка...

Los comentarios han sido ocultados.