¿Por qué debes colocar una bola de papel de aluminio en la lavadora?

La primera lavadora fue creada y patentada en 1851 por el estadounidense James King. Desde entonces, y hasta el día de hoy, los científicos e inventores no han parado de trabajar en función de facilitarnos el proceso de lavado.

© Depositphotos

Por supuesto, la solución al fenómeno de la misteriosa desaparición del segundo par de calcetín todavía está muy lejos de descubrirse, pero no cabe duda de hoy resulta mucho más fácil el arte de lavar.

© Depositphotos

En la presente edición, te proponemos una lista de trucos que harán que el lavado de tu ropa sea aún más efectivo, dejándola radiantemente limpia y fresca.

Cómo lavar correctamente la ropa

  1. Cubitos de hielo para las arrugas

    Para evitar que las cosas se arruguen, no pongas demasiada ropa en la máquina en el modo de secado. También puedes agregar algunos cubitos de hielo al tambor.

    Establece altas velocidades de secado y configura el temporizador durante 5 minutos. Cuando la secadora termine, saca la ropa y verás de no necesitarás una plancha.

    © Depositphotos

  2. Peróxido de hidrógeno para los collares grasientos

    La camisa de una persona de negocios siempre debe estar en perfectas condiciones. Los más contaminados, por regla general, son los puños y el cuello. La dificultad radica en el hecho de que no solo son muy sucios, sino también difíciles de lavar.

    El peróxido de hidrógeno y el amoníaco te ayudarán a lidiar con las manchas de grasa en el collar. Para ello, simplemente mézclalos en proporciones iguales y aplícalos a la tela.

    Luego, lava la solución y lleva la camisa va al cordel para secarse. Al poco tiempo, la prenda estará lista y libre de olores… Ya lo verás.

    © Depositphotos

  3. Marcas para identificación

    Si no te es posible quitar la mancha de la ropa inmediatamente, es mejor dejarle alguna marca para repasarla después, por ejemplo, colocándole una pinza para la ropa.

    Así, cuando vayas a lavarla nuevamente, te será fácil darte cuenta sin perderte entre las cosas que has lavado ya y las que aún faltan por lavar.

    © Depositphotos

  4. Trampas para el color y la suciedad

    A qué ama de casa no le ha pasado que, por cuestión de prisa, ha puesto un artículo de color en calor, y en un abrir y cerrar de ojos, y sin prestar atención a la temperatura, su esposo decidió “ayudar” con el lavado.

    Como resultado, cosas irremediablemente estropeadas, y por ende lavado urgente. Las servilletas especiales para lavar objetos de muda ayudarán a evitar todos estos problemas.

    El principio de uso es simple: coloca una servilleta en el tanque de la lavadora cuando cargues la ropa. Uno, si la ropa es ligera, dos, si es de color, y tres, si algo se desvanece definitivamente. Luego selecciona el programa deseado, si te quedas dormido con el detergente, como de costumbre, solo espera…

  5. Colador para escurrir

    Después de lavar a mano artículos delicados, como sostenes, es conveniente usar un colador normal: coloca cuidadosamente el artículo recién lavado, lo que permitirá que se drene el exceso de agua. Y solo entonces colgar para secar.

  6. Aceites esenciales para la frescura

    Unas pocas gotas de aceite esencial de lavanda, agregadas al enjuagar el tambor de la lavadora, agregarán un aroma fresco a la ropa. El aceite esencial de limón ayudará a eliminar las manchas.

  7. Papel de aluminio para reducir el tiempo de secado

    Uno de los trucos más comunes es colocar una bola de papel de aluminio, que en este caso sirve como antiestático para la ropa, en el tambor de la máquina cuando se lava. Sin embargo, en el modo de secado, la lámina también se puede usar; en este caso, las cosas se secarán más rápido.

  8. Acondicionador para devolver las cosas a su tamaño original

    Usar 1/4 de taza de acondicionador para el cabello te ayudará a restaurar el tamaño y la forma originales de la ropa. Es necesario diluirlo en un recipiente con agua fría y remojar las cosas durante 20-30 minutos.

  9. Bolas de lana para suavizar

    Para mantener la ropa suave, simplemente coloca unas bolas de lana natural en un color neutro en el tambor de la lavadora con la ropa lavada, y enciende el modo de secado. Tal truco no es adecuado para las cosas oscuras…

  10. Laca para las manchas de tinte

    Si tu ropa se ha manchado con tinte para el cabello, en lugar de frotar la mancha con un cepillo, pudiendo dañar así la tela, es mejor rociarla suavemente con laca para el cabello, y luego frotar con una servilleta. De esta manera, incluso las manchas viejas se pueden eliminar.

Una recomendación adicional, para que tus almohadas no pierdan su apariencia durante el lavado, y el relleno interior no se pierda en el proceso, solo debes seguir las reglas básicas a continuación… Descubre cómo lavar tu almohada favorita.

Con tales avances, el lavado a mano se ha convertido gradualmente en un eco del pasado. Sin embargo, no debes confiar ciegamente en el proceso automatizado, ya que su resultado depende no solo de la máquina, y siempre puede escaparse algún error.

Si te resultaron interesantes estos consejos, no olvides compartirlos con tus amigos de las redes sociales.

Los comentarios han sido ocultados.